domingo, 4 de junio de 2017

Mi tarta Colibrí (Hummingbird cake)

No es porque sea mía, es porque es mi versión de las varias recetas que tenía controladas. 
Es una tarta que tenía muchas ganas de hacer y tras este parón de varias semanas, me he lanzado con ella.
Valga decir que es fácil de hacer y el resultado es espectacular. 
Un bizcocho jugoso y con un delicioso sabor muy veraniego.




Ingredientes

2 plátanos maduros
230 gr. de piña en almíbar o en su jugo (1 lata)
Un buen puñado de nueces peladas
250 gr. de azúcar
2 huevos
120 ml. de aceite de coco
40 ml. de leche de coco
2 cucharaditas de esencia de vainilla
1 cucharadita de canela
Una pizca de sal
250 gr. de harina
2 cucharaditas de levadura
60 gr. de coco rallado

Para la crema de queso:
125 gr. de mantequilla
125 gr. de azúcar glas
300 gr. de queso tipo Philadelphia
2 cucharaditas de esencia de vainilla o de coco



Precalentamos el horno a 180º y preparamos los moldes que vayamos a utilizar untándolos con mantequilla y espolvoreándoles harina o con spray desmoldante. Yo he utilizado dos moldes de 20 cm. de diámetro. Podéis utilizar uno más grande y partirlo por la mitad para rellenarlo.
En un bol machacamos los plátanos maduros dejándolos en trocitos, les añadimos la piña escurrida y partida a trozos, y por último las nueces, enteras o partidas. Reservamos.

Aparte, mezclamos el azúcar con el aceite de coco y los huevos. Añadimos la leche de coco, la canela y la vainilla y seguimos mezclando.
Incorporamos la harina y la levadura tamizadas y batimos despacio, justo hasta que esté bien incorporado para no activar el gluten de la harina.
Añadimos la mezcla de fruta y nueces y lo mezclamos todo muy bien.
Repartimos en los dos moldes y horneamos durante 40-45 minutos, o hasta que estén doraditos y al pinchar con un palillo éste salga limpio.




Una vez horneados, los dejamos reposar 10 minutos antes de desmoldar.

En un bol aparte preparamos la crema para el relleno y cobertura, batiendo la mantequilla a temperatura ambiente y el azúcar glas tamizado durante 5 minutos. La crema se volverá blanquecina. Añadimos la vainilla y batimos un poco más, y por último, incorporamos el queso crema frío. Batimos hasta que esté bien mezclado.
Es importante la temperatura de los ingredientes en este paso porque si no, no conseguiremos la textura apropiada.




Para montar la tarta, pondremos uno de los bizcochos como base.
Si la superfície es muy irregular, lo podemos igualar con ayuda de una lira o un cuchillo.
Yo he utilizado una manga pastelera para hacer el relleno, pero se puede extender también con la ayuda de una cuchara.
Ponemos la base con el relleno en la nevera durante 15 minutos para que la crema se endurezca y no se chafe cuando lo cubramos con el otro bizcocho.

Cubrimos con el otro bizcocho y decoramos haciendo unos rosetones y poniendo unas nueces pecanas encima. Yo he espolvoreado toda la superfície con coco rallado y un ralladura de piel de naranja.
En el tema de la decoración, imaginación al poder! También podéis cubrir toda superfície con la crema y decorar con las nueces y el coco, o con trocitos de piña, plátano desecado...

Si no nos lo vamos a comer de forma inmediata, hay que conservarla en la nevera. Antes de comérnosla la dejaremos a temperatura ambiente durante un mínimo de 20 minutos.^

El aceite de coco se puede sustituir por aceite de oliva suave y la leche de coco por leche de vaca, o cualquier bebida vegetal que sea de vuestro agrado.

Petonets!!!!


Fotografías: Maria Ros






















martes, 11 de abril de 2017

Pudding de chía con fresas

Porque no todos van a ser postres calóricos (aunque deliciosos), hoy os traigo una receta muy saludable gracias a su ingrediente principal: la Chía. Es una excelente fuente de fibra y antioxidantes, calcio, proteínas y ácidos grasos Omega 3 de origen vegetal.
Además, reducen los antojos y nos hacen sentirnos llenos más rápido debido a que absorben 10 veces su peso en agua, formando un gel voluminoso que es el que produce sensación de saciedad. Cuando las semillas de chía se combinan con un líquido (agua, leche, zumo o yogur), forman un gel debido a la fibra soluble que contienen, lo que nos ayuda a sentirnos llenos por más tiempo y también a retrasar el aumento de azúcar en la sangre.
Y además, esta combinación resulta riquísima y muy refrescante.
Una pequeña maravilla, vamos!!






Ingredientes
Receta del libro "Postres Saludables" de Auxy Ordóñez


5 cucharadas de Chía
4 cucharadas de coco deshidratado
500 ml. de leche de arroz y coco sin azúcar
1 cucharada de azúcar de coco o moreno


Fresas o frutos rojos para el topping








Mezclamos todos los ingredientes en un bol y lo tapamos para dejar enfríar en la nevera durante toda una noche o un mínimo de 6 horas.


Para servirlo, lo mezclaremos primero y veremos que ha adquirido la consistencia de un pudding.  Llenamos hasta la mitad la taza o bol donde lo vayamos a servir.
Trituramos las fresas o frutos rojos y cubrimos la chía formando dos bonitas capas de color.
Podemos espolvorear con un poco de coco o chocolate rallado.


Os animo a probarlo y os anticipo que es un postre que sorprenderá a vuestros comensales. Y por supuesto, es un estupendo desayuno o merienda.


Petonets!!!





miércoles, 5 de abril de 2017

Bizcocho de crema de orujo y chocolate

Sí, crema de orujo... casi ná... uno de los descubrimientos que he hecho en mi reciente viaje a Galicia con mi hermano y mi cuñada.
Un licor suave y exquisito, al menos para nosotros, y que no he dudado en añadir a este bizcochito. El resultado, muy rico y jugoso. Y con el chocolate ya es lo más!!
El molde, mi última adquisición, es el Elegant Party Bundt de Nordic Ware que es una preciosidad y me tiene el corazón robado




Ingredientes
(las medidas del vaso son 125 ml.)

3 huevos
2 vasos de azúcar
1 vaso de aceite de oliva suave
1 vaso de yogur o leche semidesnatada
3 vasos de harina
1 cucharadita de levadura
6 cucharadas de Crema de Orujo
Media cucharadita de esencia de toffee (caramelo) o de esencia/pasta de vainilla
Chocolate negro  





Precalentamos el horno a 180º y preparamos el molde que vayamos a utilizar untándolo con mantequilla y espolvoreándole harina o con spray desmoldante.
En un bol mezclamos los huevos con el azúcar hasta conseguir una crema blanquecina y consigamos duplicar su volumen. Incorporamos la leche, el aceite, la esencia de toffee o vainilla y la crema de orujo.
Mezclamos de nuevo.
Añadimos la levadura y la harina tamizadas, y mezclamos hasta que esté bien incorporado. 





Vertemos la mezcla en el molde y horneamos durante 30-35 minutos o hasta que esté doradito y al pinchar con un palillo salga limpio.

Dejaremos enfriar sobre una rejilla.

Con este tipo de molde es importante dejar enfriar el bizcocho un mínimo de 30 minutos antes de desmoldarlo para evitar que se rompa y pierda su forma.

Derretimos el chocolate a baño María o con el microondas. En caso de utilizar éste último, hacerlo en tiempos cortos, de 30 en 30 segundos para evitar que se queme.
Bañaremos el bizcocho con el chocolate antes de servirlo para que esté calentito.
Lo dicho, una delicia!!


Aquí Lilo participando en la sesión de fotos

Petonets!!




Fotografías: Maria Ros