domingo, 4 de junio de 2017

Mi tarta Colibrí (Hummingbird cake)

No es porque sea mía, es porque es mi versión de las varias recetas que tenía controladas. 
Es una tarta que tenía muchas ganas de hacer y tras este parón de varias semanas, me he lanzado con ella.
Valga decir que es fácil de hacer y el resultado es espectacular. 
Un bizcocho jugoso y con un delicioso sabor muy veraniego.




Ingredientes

2 plátanos maduros
230 gr. de piña en almíbar o en su jugo (1 lata)
Un buen puñado de nueces peladas
250 gr. de azúcar
2 huevos
120 ml. de aceite de coco
40 ml. de leche de coco
2 cucharaditas de esencia de vainilla
1 cucharadita de canela
Una pizca de sal
250 gr. de harina
2 cucharaditas de levadura
60 gr. de coco rallado

Para la crema de queso:
125 gr. de mantequilla
125 gr. de azúcar glas
300 gr. de queso tipo Philadelphia
2 cucharaditas de esencia de vainilla o de coco



Precalentamos el horno a 180º y preparamos los moldes que vayamos a utilizar untándolos con mantequilla y espolvoreándoles harina o con spray desmoldante. Yo he utilizado dos moldes de 20 cm. de diámetro. Podéis utilizar uno más grande y partirlo por la mitad para rellenarlo.
En un bol machacamos los plátanos maduros dejándolos en trocitos, les añadimos la piña escurrida y partida a trozos, y por último las nueces, enteras o partidas. Reservamos.

Aparte, mezclamos el azúcar con el aceite de coco y los huevos. Añadimos la leche de coco, la canela y la vainilla y seguimos mezclando.
Incorporamos la harina y la levadura tamizadas y batimos despacio, justo hasta que esté bien incorporado para no activar el gluten de la harina.
Añadimos la mezcla de fruta y nueces y lo mezclamos todo muy bien.
Repartimos en los dos moldes y horneamos durante 40-45 minutos, o hasta que estén doraditos y al pinchar con un palillo éste salga limpio.




Una vez horneados, los dejamos reposar 10 minutos antes de desmoldar.

En un bol aparte preparamos la crema para el relleno y cobertura, batiendo la mantequilla a temperatura ambiente y el azúcar glas tamizado durante 5 minutos. La crema se volverá blanquecina. Añadimos la vainilla y batimos un poco más, y por último, incorporamos el queso crema frío. Batimos hasta que esté bien mezclado.
Es importante la temperatura de los ingredientes en este paso porque si no, no conseguiremos la textura apropiada.




Para montar la tarta, pondremos uno de los bizcochos como base.
Si la superfície es muy irregular, lo podemos igualar con ayuda de una lira o un cuchillo.
Yo he utilizado una manga pastelera para hacer el relleno, pero se puede extender también con la ayuda de una cuchara.
Ponemos la base con el relleno en la nevera durante 15 minutos para que la crema se endurezca y no se chafe cuando lo cubramos con el otro bizcocho.

Cubrimos con el otro bizcocho y decoramos haciendo unos rosetones y poniendo unas nueces pecanas encima. Yo he espolvoreado toda la superfície con coco rallado y un ralladura de piel de naranja.
En el tema de la decoración, imaginación al poder! También podéis cubrir toda superfície con la crema y decorar con las nueces y el coco, o con trocitos de piña, plátano desecado...

Si no nos lo vamos a comer de forma inmediata, hay que conservarla en la nevera. Antes de comérnosla la dejaremos a temperatura ambiente durante un mínimo de 20 minutos.^

El aceite de coco se puede sustituir por aceite de oliva suave y la leche de coco por leche de vaca, o cualquier bebida vegetal que sea de vuestro agrado.

Petonets!!!!


Fotografías: Maria Ros






















martes, 11 de abril de 2017

Pudding de chía con fresas

Porque no todos van a ser postres calóricos (aunque deliciosos), hoy os traigo una receta muy saludable gracias a su ingrediente principal: la Chía. Es una excelente fuente de fibra y antioxidantes, calcio, proteínas y ácidos grasos Omega 3 de origen vegetal.
Además, reducen los antojos y nos hacen sentirnos llenos más rápido debido a que absorben 10 veces su peso en agua, formando un gel voluminoso que es el que produce sensación de saciedad. Cuando las semillas de chía se combinan con un líquido (agua, leche, zumo o yogur), forman un gel debido a la fibra soluble que contienen, lo que nos ayuda a sentirnos llenos por más tiempo y también a retrasar el aumento de azúcar en la sangre.
Y además, esta combinación resulta riquísima y muy refrescante.
Una pequeña maravilla, vamos!!






Ingredientes
Receta del libro "Postres Saludables" de Auxy Ordóñez


5 cucharadas de Chía
4 cucharadas de coco deshidratado
500 ml. de leche de arroz y coco sin azúcar
1 cucharada de azúcar de coco o moreno


Fresas o frutos rojos para el topping








Mezclamos todos los ingredientes en un bol y lo tapamos para dejar enfríar en la nevera durante toda una noche o un mínimo de 6 horas.


Para servirlo, lo mezclaremos primero y veremos que ha adquirido la consistencia de un pudding.  Llenamos hasta la mitad la taza o bol donde lo vayamos a servir.
Trituramos las fresas o frutos rojos y cubrimos la chía formando dos bonitas capas de color.
Podemos espolvorear con un poco de coco o chocolate rallado.


Os animo a probarlo y os anticipo que es un postre que sorprenderá a vuestros comensales. Y por supuesto, es un estupendo desayuno o merienda.


Petonets!!!





miércoles, 5 de abril de 2017

Bizcocho de crema de orujo y chocolate

Sí, crema de orujo... casi ná... uno de los descubrimientos que he hecho en mi reciente viaje a Galicia con mi hermano y mi cuñada.
Un licor suave y exquisito, al menos para nosotros, y que no he dudado en añadir a este bizcochito. El resultado, muy rico y jugoso. Y con el chocolate ya es lo más!!
El molde, mi última adquisición, es el Elegant Party Bundt de Nordic Ware que es una preciosidad y me tiene el corazón robado




Ingredientes
(las medidas del vaso son 125 ml.)

3 huevos
2 vasos de azúcar
1 vaso de aceite de oliva suave
1 vaso de yogur o leche semidesnatada
3 vasos de harina
1 cucharadita de levadura
6 cucharadas de Crema de Orujo
Media cucharadita de esencia de toffee (caramelo) o de esencia/pasta de vainilla
Chocolate negro  





Precalentamos el horno a 180º y preparamos el molde que vayamos a utilizar untándolo con mantequilla y espolvoreándole harina o con spray desmoldante.
En un bol mezclamos los huevos con el azúcar hasta conseguir una crema blanquecina y consigamos duplicar su volumen. Incorporamos la leche, el aceite, la esencia de toffee o vainilla y la crema de orujo.
Mezclamos de nuevo.
Añadimos la levadura y la harina tamizadas, y mezclamos hasta que esté bien incorporado. 





Vertemos la mezcla en el molde y horneamos durante 30-35 minutos o hasta que esté doradito y al pinchar con un palillo salga limpio.

Dejaremos enfriar sobre una rejilla.

Con este tipo de molde es importante dejar enfriar el bizcocho un mínimo de 30 minutos antes de desmoldarlo para evitar que se rompa y pierda su forma.

Derretimos el chocolate a baño María o con el microondas. En caso de utilizar éste último, hacerlo en tiempos cortos, de 30 en 30 segundos para evitar que se queme.
Bañaremos el bizcocho con el chocolate antes de servirlo para que esté calentito.
Lo dicho, una delicia!!


Aquí Lilo participando en la sesión de fotos

Petonets!!




Fotografías: Maria Ros





lunes, 27 de marzo de 2017

Falafel con salsa de hummus y yogur

Cuántos días sin publicar receta!!! Horror!!!
Es que voy a tope con el trabajo, los talleres, la vida en general.... :)
Pero este fin de semana he sacado tiempo y aprovechando la visita de mi fotógrafa personal, mi guapísima sobrina Maria, hemos podido preparar algunas recetas.
Aquí va la primera, estos deliciosos y ligeros falafel con una suave salsa para darle un sabor añadido.
La receta no puede ser más sencilla!
 



Ingredientes

300 gr. garbanzos cocidos (1 bote pequeño)
1 cebolleta tierna o cebolla dulce pequeña
4 ramas de perejil
4 ramas de cilantro
1/2 ajo o media cucharadita de ajo en polvo
1/2 cucharadita de Comino en polvo
1/2 cucharadita de Comino en grano
Un pellizco de levadura
Pimienta
Sal
4 cucharadas de aceite de oliva 

Para la salsa:
Hummus (yo lo he comprado en el supermercado)
Yogur natural
Comino, sal y pimienta al gusto


Precalentamos el horno a 180º y preparamos una bandeja con papel sulfurizado.
Pondremos todos los ingredientes en una trituradora y lo batiremos hasta conseguir una masa con pequeños trocitos de garbanzo.
Probaremos y rectificaremos de sal, pimienta, comino y ajo al gusto.
Formaremos bolitas con las manos, las aplastaremos un poquito y las iremos colocando en la bandeja de horno. Si se nos pegan en las manos, nos las podemos untar con un poco de aceite o agua, así será más fácil trabajarlas.




Cuando las tengamos preparadas, las pintaremos con un poco de aceite de oliva y la ayuda de un pincel o con los dedos.
Y al horno! De 20 a 25 minutos o hasta que estén doraditas.
Cuando las saquemos del horno las dejaremos enfríar un poco porque si no, se rompen con facilidad.
También se pueden freir, pero yo he preferido esta versión más "light" ahorrándonos el momento fritanga.

Para preparar la salsa, mezclaremos en un bol una cucharada de hummus por una de yogur, y condimentaremos al gusto. Está buenísima!!!! Descubriréis que es una salsa muy rica para otras muchas cosas.

Receta apta para dietas vegetarianas. Para versión vegana, podéis utilizar yogur de soja. 


Espero que os guste, a nosotros nos ha encantado!!








domingo, 5 de febrero de 2017

Bizcocho de limón y semillas de amapola

Me estoy aficionando a los bizcochos con limón. Éste resulta muy esponjoso y suavecito con el contraste del pequeño crujido de las semillas de amapola.
Es una receta versátil ya que  nos permite hace una versión más ligera, sustituyendo el azúcar blanco por moreno, la leche de vaca por vegetal y con harina integral. Yo lo he probado con leche de avena y queda igual de rico.





Ingredientes
(las medidas del vaso son 125 ml.)

3 huevos
2 vasos de azúcar
1 vaso de aceite oliva suave
1 vaso de yogur o leche semidesnatada
3 vasos de harina
1 cucharadita de levadura
Ralladura de 1 limón
2 cucharadas de zumo de limón
2 cucharadas de semilla de amapola
1 cucharadita de vainilla (opcional)
Azúcar glas para decorar




Precalentamos el horno a 180º y preparamos el molde que vayamos a utilizar untándolo con mantequilla y espolvoreándole harina o con spray desmoldante.
 En un bol mezclamos los huevos con el azúcar hasta conseguir una crema blanquecina y consigamos duplicar su volumen. Incorporamos la leche, el aceite, la ralladura y el zumo de limón y la vainilla. Mezclamos de nuevo.
Añadimos la levadura y la harina tamizadas, y mezclamos hasta que esté bien incorporado. Y por último, añadimos las semillas de amapola.




Ponemos la mezcla en el molde y horneamos durante 30-35 minutos o hasta que esté doradito y al pinchar con un palillo salga limpio.
Desmoldamos y cuando esté frío lo decoramos con azúcar glas.




Como os decía al principio, queda también muy rico en su versión más ligera con harina integral, azúcar moreno y leche vegetal. Las cantidades son las mismas.






jueves, 26 de enero de 2017

Peras con "almíbar" al limón

Hoy vamos con una receta saludable, ligera y con un delicioso sabor.
Y sí, almíbar entre comillas porque no es el habitual de agua y azúcar a partes iguales.
Es un almíbar muy ligero apto para dietas bajas en calorías y detox. Para quien no quiere abusar del azúcar ya que se aprovecha la propia dulzor de la fruta.

Para espesar el almíbar podemos utilizar: alga agar agar* un gelificante de origen vegetal que se obtiene de una alga roja, con increíbles propiedades y beneficios y maravillosos usos en la cocina. O Kuzu* que es el almidón que se extrae de la raíz de la planta Pueraria lobata, muy utilizada en la Medicina Tradicional China.

*Os dejo he dejado los enlace de las dos para que descubráis todas sus propiedades. Las podéis encontrar en las herboristerías y grandes superfícies.





Ingredientes

4 peras (yo he usado tipo Conferencia)
1/2 l. de  zumo de manzana (ecológico y sin azúcar, si es posible)
2 cucharaditas de alga agar agar en polvo o kuzu
1 cucharada de sirope de agave o arroz, o concentrado de manzana
1 limón
Almendras laminadas
Canela


Pelaremos las peras y las trocearemos en cuartos, retirando el corazón, y las cocinaremos al vapor durante 10-15 minutos o hasta que al pincharlas con un tenedor estén blandas.
Reservamos.




Para hacer el almíbar mezclaremos el agar agar o el kuzu con un poquito de zumo de manzana hasta que se deshagan. Lo incorporamos con el resto de zumo en un cazo y lo pondremos a hervir suavemente. Añadimos la piel del limón finamente rallada, y lo dejaremos hervir durante 2-3 minutos para que espese. Retiramos del fuego y añadimos el sirope de agave o arroz, o bien concentrado de manzana.

Pondremos las peras en un bol y le echaremos el almíbar por encima. Dejaremos enfriar a temperatura ambiente y después en la nevera.
Tostaremos las almendras laminadas a fuego suave en una sartén y reservamos.





Serviremos las peras fresquitas con un poquito de canela y unas almendras laminadas tostadas por encima.
Un postre ligero y muy sabroso, o un desayuno o merienda ideal por su ligereza.
Os encantará.


Petonets!!


Fotografías: Maria Ros





martes, 17 de enero de 2017

Cheesecake de galletas Oreo

Cuando tendríamos que estar en plena operación Detox post-navideña, nosotras vamos y descubrimos el Cheesecake de galletas Oreo, casi ná!!
No, no hemos descubierto la receta, nos dió por hacerla y NOS HEMOS ENAMORADOOOO!!!
Un monumento es lo que se merece, sí señores. No sé cómo no se nos ocurrió hacerla antes!



Cheesecake de galletas Oreo

Ingredientes

Para la base:
200 gr. de galletas de chocolate tipo Oreo
50 gr. de azúcar moreno
100 gr. de mantequilla

Para el relleno:
600 gr. de queso crema tipo Philadelphia
500 gr. de queso mascarpone
300 gr. de azúcar
2 cucharadas de harina
6 huevos
100 ml. de nata de montar (postres)
1 cucharadita de esencia de vainilla
15 galletas de chocolate tipo Oreo

Hemos duplicado la cantidad de ingredientes que vienen expresados en el libro porque hemos utilizado un molde de 23 cm. de diámetro.




Precalentamos el horno a 180º y preparamos nuestro molde engrasándolo con mantequilla o spray desmoldante. Yo he puesto en la base del molde papel sulfurizado para que fuera más fácil desmoldarlo.

Para preparar la base del cheesecake, trituraremos las galletas hasta conseguir que sean migas y las mezclaremos con el azúcar y la mantequilla derretida.
Extendemos la masa en la base del molde formando una capa uniforme y lo pondremos en la nevera para que se enfríe y compacte la mantequilla.

En un bol aparte prepararemos el relleno batiendo el queso crema y el mascarpone con el azúcar, la harina y los huevos, las galletas restantes troceadas junto con la nata y por último, una cucharadita de esencia o pasta de vainilla. Lo mezclaremos todo hasta que esté bien incorporado y no hayan grumos.
Vertemos la mezcla en nuestro molde y horneamos con dos tiempos y temperaturas: primero durante 15 minutos a 180º y después 70-80 minutos más a 120º, o hasta que esté todo cuajado y el centro todavía un poco blandito.
En ese momento ya podemos sacar nuestra tarta del horno y dejar enfriar a temperatura ambiente. Es importante pasar una espátula o punta de cuchillo alrededor de todo el borde para asegurarnos de que no se queda pegada al molde, en caso contrario, se nos puede rajar desde el centro cuando se enfría.
Es recomendable hacerla el día antes de consumirla o como mínimo tenerla en la nevera unas 6-7 horas para que se compacte y esté bien fría.




La hemos decorado rayando una galleta por toda la superfície.
También se puede servir con una capa de nata montada por encima.
Sea como sea, os aseguro que es una maravilla!!














miércoles, 4 de enero de 2017

Roscón de Reyes

Todavía estáis a tiempo de hacer vuestro roscón de Reyes con esta receta express de Alma Obregón, a la que le he hecho algún pequeño cambio.
Ha resultado muy tierno y sabroso, y no necesita horas y horas de levado.
Así que no tenéis excusa para no poneros mañana mismo manos a la obra!





Ingredientes

160 ml. de leche
1 corteza + 1 cucharadita de ralladura de naranja 
1 corteza + 1 cucharadita de ralladura de limón
1 palo de canela
2 cucharadas de agua de azahar
100 gr. de azúcar
Una pizca de sal
430 gr. de harina de fuerza
7 gr. de levadura de pan seca, o 21 gr. si es fresca
2 huevos
60 gr. de mantequilla a temperatura ambiente

Y para decorar:
Frutas confitadas
Almendras laminadas
Azúcar blanco



En un cazo pondremos hervir la leche junto con la canela, la corteza del limón y la de naranja. Retiramos del fuego y dejamos reposar hasta que esté tibia. 
La colamos y añadimos el azúcar, la sal y el agua de azahar. Reservamos.
Ponemos en un bol, la harina y la levadura, y le añadiremos la leche infusionada y los huevos batidos. Lo amasamos hasta conseguir una mezcla elástica y sin grumos. Si tenemos amasadora utilizaremos el accesorio de gancho.
Añadimos la mantequilla a trocitos, la ralladura de naranja y de limón, y seguimos amasando hasta que esté todo bien integrado. Es importante que la mantequilla no esté fría para que se mezcle bien.

Pasamos la masa a un bol engrasado y lo tapamos con film. Lo dejaremos reposar hasta que doble su tamaño, entre 1 y 2 horas. Es importante dejarlo en sitio cálido, donde no haya corriente de aire. Yo la he dejado reposar dentro del horno apagado.




Pasado el tiempo de reposo, amasamos sobre una superfície enharinada formando una bola. Hacemos un agujero en medio y lo vamos estirando hasta formar el roscón, el agujero lo más grande y espaciado posible, y lo dejaremos reposar de nuevo sobre una bandeja forrada con papel sulfurizado durante 40-50 minutos más, o hasta que veamos que ha doblado su tamaño de nuevo.
Pasado el tiempo de levado, pintamos el roscón con huevo y decoramos con las frutas confitadas, las almendras laminadas y el azúcar mojado.
Para hacer el azúcar mojado, pondremos en un bol 4 o 5 cucharadas de azúcar y lo rociamos con un poco de agua. Mezclamos bien y quedará en pequeños grumos.

Horneamos durante 25 minutos a 190º (es importante que el horno esté caliente cuando metamos el roscón).



Con estas cantidades sale un roscón grande. Podéis partir la masa y hacer dos más pequeños.
Yo lo he servido con crema pastelera para rellenarlo. Aquí os dejo el link donde encontraréis la receta.

Feliz noche y día de Reyes!!
Petonets.





Fotografías: Maria Ros